The New Age of Clearvoyance (1) ilustrado por Asymmetric

THE NEW AGE OF CLEARVOYANCE (1)

 

Había un señor llamado Amigos&Enemigos que tenía una escuela de asistencia obligatoria denominada Amigos&Enemigos que utilizaba la conjunción copulativa (es decir, la gramática) –la semiótica—como tijera(s) para cortar el papel de la realidad en dos partes, dos listas, dos bandos, dos palabras. Si alguien decía es estúpido y enfermizo utilizar una conjunción como cortador, ese alguien jamás se graduaba en la escuela de asistencia obligatoria y sin un certificado no podría trabajar en el único empleo permitido, el único empleo verdadero, la porcicultura en sentido figurado, la humanidad vista como especie de crianza ocupada en preservar ciertas características genéticas compatibles con los programas educativos de Amigos&Enemigos. A nivel celular, un caldo de cultivo…

En la ciudad había una cadena de tiendas llamada Amigos&Enemigos, un hospital Amigos&Enemigos, una iglesia Amigos&Enemigos y un partido político Amigo&Enemigos. A lo lejos ladraba un perro. Era el perro de la clarividencia. Un restaurante Amigos&Enemigos, un taller mecánico Amigos&Enemigos, un hotel Amigos&Enemigos y un solo canal de Televisión, Amigos&Enemigos. Es el sitio ideaaaal, cantaba el vocalista de Amigos&Enemigos en el sonido ambient, y en los posters de las paredes era su rostro el que cantaba.

El escudo de ese país era el logotipo de Amigos&Enemigos. La Y griega horizontal con puntos suspensivos señalando la línea de corte, -<- – –, . En ocasiones el signo de los opuestos <->. El brazo fuerte de la economía era la producción de tocino destinado a la exportación y al consumo interno. Había llegado la nueva Era de la Clarividencia y la bandera del garrafón de agua pura ondeaba con orgullo en la cúpula del palacio de gobierno y era el diseño establecido para cortinas, tapices y alfombras de los recintos oficiales, el membrete del papel y el motivo de los sellos de goma. En banquetes y reuniones se brindaba con agua. Había que ser lúcido, sobrio, transparente, actitud que las mujeres aplaudían ya que su bebida predilecta eran las restricciones más que los elegantes cocteles y las espumosas sidras. En consecuencia, la mujer ocupaba un lugar preponderante en el gobierno y en el mundo laboral y familiar. Era la representante perfecta del Panóptico Invisible que controlaba la situación y ocupaba los altares de las iglesias, la pequeñísima circunferencia situada entre dos paréntesis inversos )o(, símbolo de espacio reducido.

En sí la clarividencia era propia del Panóptico Invisible, pero debido a la estrecha interrelación los humanos estaban aprendiendo a pasos agigantados. Para imbuirse de la omnisciencia del Panóptico Egipcio se dejaban poseer por el Espíritu Santo, cediéndole el volante de su coche. La noble labor de Médium Espiritista no aceptaba vicios de ninguna especie ni faltas físicas o morales. Era un alto precio el que se pagaba por compartir la perfección divina y sincronizarse en las diversas fases de la Victoria. A eso le llamaban “funcionar”;  trabajar, diríamos nosotros.

gARRAFON2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: